Los Derechos Especiales de Giro (D.E.G.), y el cambio en la arquitectura financiera internacional

by Factor Financiero, 21 noviembre, 2016

Los Derechos Especiales de Giro (en adelante D.E.G., S.D.R. en Inglés), son una cartera de monedas llamadas “fuertes” del comercio internacional y las finanzas. Fueron creadas por el FMI en 1969, con el propósito de proveer en su caso a los países miembros de una adecuada liquidez, no basada en una sola moneda o en una materia prima, como era el caso del dólar y del oro.

De esta forma, un país en el que su comercio internacional está en crecimiento, no se vería ahogado por no poder acceder a la divisa de referencia, o no tener las suficientes reservas que sustenten la necesaria expansión monetaria que requeriría dicho crecimiento.

Por tanto, no se trata de una moneda, sino de un activo de reserva con potencial de ser usado para obtener divisas, y no referenciado a una única moneda. En un inicio las monedas que lo componían fueron: dólar, franco francés, marco alemán, yen y libra esterlina. Posteriormente con la creación del euro quedaron en cuatro. El porcentaje en que cada una compone esta cesta está directamente relacionado con el peso de las economías de los países de dichas divisas. En octubre de 2016 entró en vigor una quinta moneda, el yuan o remimbi chino, con la particularidad además de que no cumple con las condiciones para formar parte de los D.E.G., ya que en la definición de los mismos se indica que las monedas que lo componen deben ser libremente intercambiables y de libre cotización, cuestión que se sabe que el yuan no cumple; esta noticia pasó prácticamente desapercibida, ya que el papel de los D.E.G. no es aún muy relevante, debido a que las emisiones hasta la fecha son una parte ínfima de lo que supone la economía mundial y el tamaño de las reservas en las monedas que lo componen.

Pero, ¿está cambiando algo?; pues parece que sí; y no sólo a raíz de la enorme crisis de liquidez, como consecuencia de la crisis económica y financiera de 2008, dónde se retomó la cuestión del papel de este activo para evitar esa situación. Ahora, países como China, presionan para que los D.E.G. se conviertan en una especie de moneda de reserva supranacional, disminuyendo por tanto el peso del dólar estadounidense como valor histórico de reserva, junto con su papel como moneda de referencia en el comercio internacional (que no creo que pierda).

Columnistas como Jim Rickards, nos lleva avisando tiempo de que existe una guerra, y que esta se centra en las divisas; eliminar el dólar como moneda de reserva mundial y reemplazarlo por los D.E.G. como nueva forma de dinero fiduciario, controlado por el FMI, y con la intención de crear una inflación global (sus palabras textuales).

Ahora, tras la victoria de Donald Trump en las elecciones, y su promesa de volver a hacer grande a EEUU, pues podría presentarse interesante; no sé si Rickards le habrá dicho lo que está pasando en este tema, pero según este columnista es irreversible el movimiento. Tanto que ya China está punto de emitir de forma privada D.E.G., un derivado de los oficiales del FMI, y que en un plazo de 5 años será un activo que será negociado en grandes volúmenes.

Podríamos imaginarnos después de las enormes cantidades de dinero inyectado a las economías estadounidense y europea con los programa de expansión cuantitativa monetaria (QE), que perder el estatus de moneda de reserva mundial que hasta ahora ha ostentado el dólar, aunque sea el mayor porcentaje en los D.E.G., supondrá un palo sobre todo para los ahorradores, que verán mermado aún más el valor de sus ahorros.

Es un tema bastante complejo; la guerra de divisas de la que habla Rickards en su libro publicado en 2011, como cualquier guerra, deja muertos y heridos. Los D.E.G. se concibieron sobre todo para ayudar a países en desarrollo por sus necesidades de divisas debido al incremento del comercio internacional. Ahora eso ya no es lo fundamental; también hay quien defiende que son la solución para evitar los sesgos inflacionarios que el actual sistema presenta, sobre todo para estos países.

En cualquier caso, habrá que estar atentos a los movimientos y si se confirma lo que dice Rickards al respecto de la moneda de su país, a pesar de haber elegido a Trump.

 

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

ÚLTIMAS ENTRADAS

Comentarios recientes

follow us in feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR