De Recortes… ¡o No!

by Factor Financiero, 11 enero, 2017

El pasado mes de Octubre del recién acabado 2016, participé como alumno en la segunda edición del “Curso de Redes Sociales desde una perspectiva profesional”, organizado por la Universidad de Murcia y el Centro de Estudios Económicos y Empresariales (curso que recomiendo de paso para todo el que quiera aprender y divertirse en su próxima edición en Murcia).

Tuvimos ponentes de nivel, que nos explicaban y nos daban claves para el manejo de las distintas redes sociales, o al menos las principales, y para los más novatos en estos temas, nos resultó altamente interesante. En la sesión que se correspondía con “Los Blogs”, tuvimos como ponente a Jose Manuel López Nicolás, profesor Titular de Bioquímica y Biología Molecular de la UMU; una persona realmente prolífica, pues además de profesor, es escritor, conferenciante, ponente, blogger, todo ello con su afán de difusión de la ciencia. El motivo de nombrarlo aquí, es por un post de su blog SCIENTIA,  que publicó hace tiempo, el 10/06/2013, y que se llama, con perdón, “Una puta mierda”. En él describe su enorme cabreo (de ahí el título), porque un día a la hora de repasar la lista de alumnos para un examen, no encontró el nombre de uno los mejores alumnos que tenía, y pensó que era un error, pero al final resultó que el alumno había sido dado de baja por no poder pagar las tasas fraccionadas de su matrícula.

El post habla por tanto de los recortes, que habiendo afectado a varios sectores en lo público desde el estallido de la crisis, principalmente se han centrado en el mundo educativo y en sanidad. A mí que me gusta mucho reflexionar sobre el mundo de la economía, cuando leí el post me vino de forma casi inmediata la pregunta: “si bien es indiscutible que han existido muchos recortes,  ¿cómo hemos pasado de tener en 2008 un 35,5% de deuda pública sobre P.I.B. a tener un 100% en 2015?”  Porque evidentemente esto significa que como país  nos hemos endeudado mucho, y todo ese endeudamiento ha sido para gastarlo en alguna o algunas partidas. ¿A dónde ha ido a parar todo ese dinero? Es decir, es como si en tu economía personal, decides aplicarte recortes en ciertas partidas y sin embargo cada vez debes más; porque claro está, te estás gastando más dinero en otras, y a un ritmo superior al que eres capaz de generar, por eso pides prestado y aumenta tu endeudamiento.

El siguiente gráfico, sacado de una noticia sobre deuda pública del periódico “El Economista” arroja luz sobre la evolución de la misma en los últimos 100 años:

1479374492_510775_1479389172_noticia_normal

 

Esto parece más que un gráfico de evolución de deuda, el perfil de la etapa reina del Tour de Francia, con final en El Tourmalet.

Resulta que después de algo más de 100 años, estamos de nuevo en el 100% de lo que producimos en un año, pero ojo, el valor de esa deuda en euros es lógicamente muy superior al que era en 1902 en pesetas, pues el tamaño de la economía es mucho más grande.

La preocupación no es tanto que se pueda deber ese porcentaje, porque muchas empresas pueden deber más de lo que facturan en un año; hacer una inversión en activos productivos como instalaciones, hace que tu deuda aumente, pero se esperan de esas inversiones rendimientos que harán que se pueda ir pagando a lo largo de la vida útil de esas mismas inversiones. Por eso la cuestión no es tanto deber ese porcentaje, como cuál es la composición de esa deuda y sobre todo en qué y cómo se ha gastado.  Este último apartado es a mi juicio el más inquietante, porque con tanto recorte aplicado desde el estado central, resulta que las autonomías han elevado sus plantillas en un 2,7%  entre 2007 y 2015;  su gasto se ha elevado un 11,9% en los últimos 9 años.  Y algo no cuadra en absoluto, pues el gasto de las CCAA en sanidad y educación es más alto hoy día que cuando se inició la mal llamada crisis.

Muchos somos los que pensamos que la estructura del estado y de las autonomías es inviable. Se acumula déficit que es solucionado con la imaginativa solución de subir los impuestos, y no a los ricos, que no se engañe nadie, a la clase media-baja, que es dónde está el grueso del poder recaudador.

Me gustaría que alguien me explicara cómo es posible que se den y se sigan dando circunstancias como la que describió Jose Manuel en 2013, y al mismo tiempo se deba más dinero y se gaste más dinero en educación. Esto lo que muestra es que no existe para nada una eficiencia en el dinero gastado, y mientras se crean puestos de trabajo inútiles a cargo de todos los ciudadanos, se deja de apoyar a estudiantes como el mencionado en el post, así que coincido, por eso y por muchas otras cosas en lo de “Una Puta Mierda”.

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

ÚLTIMAS ENTRADAS

Comentarios recientes

follow us in feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR